Palmerar

Los palmereros ven en el reconocimiento del oficio más opciones de crear empleo

Miguel Ángel Sánchez, Evaristo Torregrosa y Antonio García, miembros de la Asociación de Palmereros de Elche (APELX), manifestaron ayer sus satisfacción por el anuncio realizado el pasado jueves por la alcaldesa de Elche, Mercedes Alonso, sobre el reconocimiento oficial de la profesión y señalaron que este hecho, aunque está pendiente de su regulación, traerá beneficios jurídicos y laborales para estos trabajadores. “Ahora tenemos un gremio y hay grandes barreras para entrar a un oficio que, tradicionalmente, ha ido pasando de padres a hijos. Con el reconocimiento podremos tener una profesión regulada, con su formación profesional. Se abren nuevas posibilidades de crear puestos de trabajo de palmereros y de formadores de palmereros”, comentó el presidente, Miguel Ángel Sánchez. Alrededor de 200 palmereros hay actualmente en España, concentrándose la gran mayoría en la provincia de Alicante y, concretamente, en Elche. El reconocimiento como profesión también se espera que regule y adapte la edad de jubilación, ya que, según Sánchez, “no cabe en la cabeza que con 67 años se suba un profesional a la palmera. Se puede realizar otras labores en huertos de palmeras”, explicó.
Respecto a la formación laboral, los miembros de la asociación señalan que “hasta ahora se iban organizando cursos por parte del Ayuntamiento y te daban un diploma, pero la realidad es que si se quiere aprender todo lo necesario, desde la poda, encaperuzamiento de la palma blanca, recogida de dátiles, etc., son necesarios entre tres y cuatro años como mínimo para tener un gran nivel”, aclaró Antonio García.
En este contexto, la asociación anunció que se va a pedir que el término “palmerero” se incluya en la Real Academia Española de la Lengua, ya que ahora no aparece. “Estamos ante un oficio originario de Elche que pocos municipios lo tienen. Nuestro oficio es más ecológico y eficaz que si se realiza con cualquier otro sistema mecánico. La esencia es que un profesional sigue trepando por la palmera para realizar un trabajo”, indicó Evaristo Torregrosa.
Antonio García recordaba ayer la evolución de este trabajo. “Antes las cuerdas eran de esparto y ahora son de nylon con fibras de acero interiores. El reconocimiento también abre nuevas vias para la gente más joven que está en la profesión. Este reconocimiento se tenía que haber producido hace ya mucho tiempo”.

Deixa un comentari

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.

*

també et pot agradar