Aigua

La sequía en la cuenca del Tajo hipoteca el futuro del trasvase de agua a Alicante

Misterio en la cuenca del Tajo. La sucesión de temporales de lluvia que registra la península desde mediados de septiembre no ha tenido ningún tipo de incidencia positiva sobre la reserva de agua en los embales de Entrepeñas y Buendía, puerta del trasvase Tajo-Segura, que en los últimos 45 días sólo han ganado un hectómetro cúbico. Una situación que ha vuelto a encender las alarmas entre los 23.000 agricultores de la provincia que necesitan estos caudales para mantener sus explotaciones, y que comienza a no entenderse. Llover si que llueve sobre el complejo de pantanos, por lo que existen sospechas ante la posibilidad de que pudiera existir alguna filtración, como ha sucedido en el embalse del Júcar-Vinalopó en Villena, según apuntaron ayer fuentes de la Federación Provincial de Comunidades de Regantes.
De momento, los aportes del río Segura y el riego de socorro recibido del Júcar gracias al trasvase desde el embalse villenero de San Diego -el martes llega el agua al Baix Vinalopó- garantizan el suministro para el campo hasta final de año, pero a partir de enero la situación se complicará. El nivel del caudal embalsado no sube, Madrid reclama más agua y, además, la necesita para el macrocomplejo Eurovegas. Por otro lado, en la sombra trabaja la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, partidaria, como lo fueron los ex Bono y Barreda, de cerrar el grifo.

Disminución
Los embalses de Entrepeñas y Buendía almacenan en estos momentos un total de 591 hm3, casi quinientos menos que la misma semana de octubre de 2011, cuando el caudal era de 1.067 hm3. La reducción es del 40% sobre el año pasado, y de casi cien hectómetros cúbicos en relación a la media de agua embalsada en los últimos cinco años. La coyuntura preocupa, sobre todo porque los agricultores tienen en mente todavía el recorte de 40 hectómetros cúbicos que sufrió el trasvase en los seis primeros meses de este año.
Los agricultores de la provincia que riegan sus cultivos con agua del Tajo tienen en explotación 58.000 hectáreas que necesitan 125 hm3 al año. En los 27 años de funcionamiento de la canalización casi nunca se ha cumplido la ley. Según un estudio del Sindicato Central de Regantes del Tajo-Segura, cada hectómetro de agua del trasvase mantiene 1.400 empleos directos al año: Entre 300 y 500 en los invernaderos; hasta 750 en el caso de las flores y 200 las hortalizas en Alicante, Murcia y Almería. La legislación en vigor establece una serie de condiciones para la llegada de los caudales. Reserva de 240 hm3 a partir de la cual no se puede enviar una gota o, entre otras. Debe ser el Consejo de Ministros quien autorice las transferencias cuando el caudal almacenado en Entrepeñas y Buendía está entre los 490 hm3 y los 520 hm3. Si no es así, basta con el dictamen de la comisión de explotación. El Gobierno tendría que pagar 21.000 millones de euros si al final se cerrara esta infraestructura.

Los regantes exigen a Fabra que presione a Rajoy con el Júcar
El presidente de la Junta Central de Usuarios del Trasvase Júcar-Vinalopó, Andrés Martínez, ha convocado el próximo martes en Elche al equipo de gobierno, con el objeto de analizar la situación en la que se encuentra el proceso para vaciar el embalse de San Diego (Villena), desde que hace un mes comenzaron a repartirse los primeros caudales del Júcar. La fecha coincide con la llegada del agua al Baix Vinalopó, concretamente a Elche y al embalse José Ramón García Antón. Ciudad de la que en 1420 salió el primer escrito dirigido a Valencia reclamando que la provincia de Alicante recibiera agua del Júcar. Usuarios y regantes han preparado el acto con mimo porque, como recordaba ayer Ángel Urbina, portavoz de la Junta, “va a ser un día importante, y no ya por el agua del Júcar que estamos recibiendo, que es un parche y no es nuestros trasvase, sino porque quedará meridianamente demostrado que todas las comarcas del Vinalopó tienen infraestructura para recibir recursos gracias al postrasvase”.
En este sentido, en el orden del día de la reunión, a la que se ha invitado a la alcaldesa de Elche y a la presidenta de la Diputación, hay un punto en el que queda explícito que la Junta Central seguirá su cruzada para retomar la toma de Cortes de Pallás. La única que garantiza que el agua pueda ser utilizada para riego y consumo urbano y, por lo tanto, que el proyecto sirva para lo que se redactó. Cerrar los acuíferos sobreexplotados del Vinalopó. El Ministerio de Agricultura no ha presupuestado ni un euro de los 60 millones que costaría recuperar esta toma. Los regantes van a trasladar su petición al presidente Fabra parque éste presione a Mariano Rajoy. De momento, en 2013 ni un euro.

Es uno de los principales artífices de la llegada hoy a Elche de agua procedente del Júcar, un logro hidráulico reivindicado desde hace casi 600 años por los regantes del sur de la provincia. Lleva más de 30 años luchando para que el trasvase sea una realidad. La de hoy, es una fecha histórica pero con cierto sabor agridulce ya que la toma del agua no es la que los regantes solicitaron.

e. de gea Lleva reivindicando la llegada de caudales del Júcar al sur de la provincia desde hace décadas. Hoy por fin será una realidad, ¿cómo se siente?
La verdad es que ha sido una obsesión ya que, desde el año 1979 vengo trabajando, luchando, manteniendo reuniones continuas y manifestándome, como en la tractorada que hicimos en Elche en 2005, por el trasvase. Me siento realizado al ver como, más o menos, las ideas que teníamos se van haciendo realidad; y estoy muy contento porque es ver cumplido un objetivo fundamental en mi larga relación con el agua y con el campo.
¿El agua que llegará hoy al embalse de “José Ramón García Antón” qué beneficios tendrá para una parte de la agricultura ilicitana?
La SAT concesionaria del agua del Júcar es San Enrique, de la que soy presidente. Sin el Júcar-Vinalopó estaríamos hablando de una muerte segura para esta comunidad que tiene una superficie de 500 hectáreas situadas al norte de Elche y para la economía de sus 600 agricultores. La razón es que regamos con tres pozos propiedad de la SAT, de los cuáles extraemos el agua a una profundidad de 600 metros del acuífero de la sierra de Crevillent que está oficialmente sobreexplotado desde el año 1987. Este agua está muy contaminada de sales, cuesta mucho dinero su captación por la profundidad y porque hay que aplicar muchos aditivos al agua para rebajar las sales. Por eso, la salvación de la SAT San Enrique pasa por la llegada de caudales de calidad del Júcar y a unos precios asequibles para los agricultores. Ahora estamos como en una economía de guerra regando con poca agua y contaminada.
Bueno, habla usted de que falta agua de calidad y que sólo una parte de las ideas que tenía se han hecho realidad, ¿qué es lo que falta para que el trasvase sea un éxito total?
Falta lo que se ha ido pidiendo desde el año 1420, que el agua que llegue del Júcar sea de arriba, de la cabecera del río para que no contenga contaminantes. El agua que vamos a recibir mañana (por hoy) no es la adecuada para el riego pero la vamos a utilizar o nos secamos, es algo puntual que se debe a que el embalse de Villena está perdiendo agua continuamente y hay que aprovechar la que almacena; lo que falta realmente es cambiar la toma del trasvase desde el Azud de la Marquesa a Cortes de Pallás para que los recursos que nos llegue sean de calidad; esto es lo que vamos a pedir mañana (por hoy) al Gobierno Central en la reunión de la Junta de Gobierno de los Usuarios del Trasvase Júcar-Vinalopó.
Pero, si los usuarios no están de acuerdo la actual toma de agua, ¿por qué el anterior Gobierno se decidió por ella?
Estamos ante una situación ilógica que ya planteó el PSOE en el año 1988 y que ellos mismos lo desecharon al comprobar que no servía el agua. Lo triste es que 20 años después, el PSOE se posicionó de nuevo por el azud de la Marquesa tras invertir 400 millones que no han servido de nada, y ahora hacen falta otros 70 para conectar el trasvase en Cortes de Pallás. Ahora lo que toca es que el Gobierno del PP recupere la toma de Cortes de Pallás.

Deixa un comentari

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.

*

també et pot agradar