Algunas de las piezas que se cedieron ayer al MUPE gracias al convenio con la familia de Francisco Román.El museo recibe más de 5.000 conchas de la colección del buceador y biólogo Francisco Román. Gracias a este acuerdo, la ciudad se convierte en un «referente» de la malacología con un conjunto que incluye piezas de todos los océanos del mundo

La malacología es la rama de la zoología encargada del estudio de los moluscos. Dentro de poco, un museo ilicitano, concretamente el Museo Palentológico de Elche (Mupe) se va a convertir en una «referencia» nacional e internacional de esta disciplina.

Y lo hará gracias al convenio firmado ayer entre la Fundación Cidaris y la familia del coleccionista Francisco Román, que permitirá al Mupe recibir las más de 5.000 conchas marinas que este biólogo y buceador encontró y compró a lo largo de su vida.

La cesión de la colección de Román permitirá al Mupe y a la ciudad convertirse en un «referente» de la malacología, según afirmó el edil de Cultura, Pablo Ruz. «Esta colección es tan importante que ha interesado a otros museos como el de Ciencias Naturales y el Museo de Historia Natural, ambos de Valencia», explicó Ruz.

Antes de que el Mupe, que tras tres años de negociaciones con la familia de Román ha cerrado un acuerdo de cesión gratuita, definitiva y permanente de esta colección, pueda ofrecer las piezas a todos sus visitantes, queda por delante un «arduo» trabajo, como reconoció el vocal didáctico del museo, Francisco Vives.

Este trabajo consiste en inventariar todas las piezas de la colección, así como hacer un informe detallado de la colección, incluyendo las tareas de conservación y tratamiento. Completado este proceso, los ejemplares más significativos y representativos se expondrán en una sala temporal del Mupe junto a la información relacionada con la procedencia y el homenaje hacia la figura de Francisco Román.

Además, el edil de Cultura adelantó que, para albergar los restos que actualmente están en el museo y que deben salir para dejar paso a las conchas marinas, el Ayuntamiento habilitará una serie de almacenes y dependencias municipales para que sean guardados.

Procedencia

La importancia de esta colección, reside en la escasez de algunos ejemplares y por la diversidad de la procedencia de las piezas. No en vano, la colección incluye ejemplares de todos los océanos del mundo, así como piezas originarias del mar Mediterráneo, en el que Román comenzó su trabajo. Algunos de los lugares en los que estuvo el biólogo ilicitano fueron las islas de Creta, Saba y Santa Catalina y diferentes lugares del Mar Caribe.

Otro de las características principales de la colección es la variedad de especies marinas que alberga. Entre las más de 5.000 piezas se encuentran 1.025 especies diferentes de toda clase de moluscos, destacando los bivalvos y gasterópodos, que ofrecen un amplio abanico de formas, colores y tamaños.

«Los trabajos de un coleccionista no tienen precio, son incalculables», señaló Vives sobre el valor monetario de la colección de Román. En este sentido, hay conchas de 420 euros, como ‘Leporicypraea Valentia’, de 210 euros, caso de ‘Conus Midneedwarssi’ o de 60 euros, precio de la concha ‘Cymatium Succinata’.

 Diario “La Verdad”, 22-11-11

La familia de Francisco Román, un ilicitano biólogo y buceador profesional fallecido a los 39 años, logró cumplir ayer el deseo de  éste, ya que su colección malacológica podrá ser admirada en su tierra gracias a la firma de un convenio con la fundación que regenta el Museo Paleontológico de Elche (MUPE). Miles de conchas procedentes de océanos y mares de todo el mundo serán expuestas antes del verano en este centro.

J. M. GRAU Desde los siete u ocho años, Francisco Román comenzó a coleccionar con inquietud conchas que se iba encontrando en la playa. Al principio, las iba agrupando por forma y por colores, y lo que comenzó siendo una afición se convirtió, finalmente, en su pasión. Su hobby le llevó a estudiar Biología y a hacerse buceador profesional. Aquellas conchas agrupadas por formas y colores fueron convirtiéndose poco a poco en una colección que, con el paso de los años, ha alcanzado un valor incalculable entre los expertos.

Francisco Román, que falleció a los 39 años víctima de una grave enfermedad, mostró en vida su deseo de que estos hallazgos localizados en mares y océanos de todo el mundo, pero también adquiridos en mercados, pudieran ser algún día contemplados en su tierra, y ese día llegó ayer con la firma de un convenio entre la Fundación Cidaris, que gestiona el MUPE, y la hermana del ilicitano desaparecido, Marga Román.
Después de tres años de conversaciones, finalmente ha sido posible llegar a un acuerdo entre las partes, de manera que su colección que, de momento, permanece en casa de Francisco Román, podrá ser contemplada por todos los ilicitanos. Ese momento llegará antes del próximo verano, después de que se lleve a cabo el nuevo inventariado de las piezas, la rehabilitación y limpieza de los moluscos, y su posterior traslado al centro museístico.

Según el técnico del MUPE Francisco Vives, Román dejó un inventariado de las conchas, incluso con una serie de ficheros informatizados, pero que se tienen que volver a clasificar puesto que algunos de los nombres científicos han variado en los últimos años. Asimismo, indicó que algunas de estas piezas que componen la colección deben ser limpiadas o rehabilitadas, ya que el tiempo ha hecho mella en algunas de ellas.
El concejal de Cultura, Pablo Ruz, mostró su alegría por el hecho de que este sueño de Román pudiera haberse hecho realidad y señaló que distintos museos de Valencia habían mostrado su interés por esta colección, aunque, finalmente, se quedará en la ciudad ilicitana. El edil apuntó que “Elche va a ser un referente para albergar una colección de malacología, al contar ya con la de Francisco Román”, y agregó que, “con esta cesión, se hace todavía mucho más atractiva la oferta cultural de Elche”.

La muestra está integrada por más de 5.000 elementos de 1.025 especies distintas. Todo el muestrario no se podrá contemplar a la vez, pero sí una parte importante, que pasará a ocupar próximamente la sala II del MUPE. La colección que actualmente ocupa ese espacio será trasladada a unos almacenes pertenecientes al Ayuntamiento de Elche.

Desde el MUPE, se subrayó que, con esta muestra, “se rinde un homenaje a la persona y, al mismo tiempo, permitirá no olvidar su memoria”. También se indicó que la idea es que cualquier investigador pueda visitar Elche y trabajar con estas piezas.

Junto al valor científico, los responsables del MUPE recordaron el valor didáctico de esta colección, ya que los alumnos ilicitanos podrán ver in situ elementos que estudian en sus libros de texto. Así, Francisco Román contribuirá a que la pasión que conoció a los siete u ocho años se contagie a los escolares de nuestro tiempo.

Diario “Información”, 22-11-11

Deixa un comentari

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.

*

també et pot agradar