Margalló Residus

El parque del vertedero de La Rápita sigue clausurado dos años después de que acabaran las obras

Igual lo de menos es que se inaugure el horroroso parque de la noticia, puesto que se trata de la mejor  muestra de cómo no debe efectuarse la restauración de un vertedero. Si ya de por sí estos espacios no despiertan demasiada simpatía, se remata la faena clausurándolos cuando ya no cabe amontonar más porque se vendrían abajo los taludes, se dejan sin consolidar y al amparo de la acción erosiva y se efectúa una repoblación infame con todo tipo de especies exóticas (brachichitos, ficus, araucarias, etc…), la mitad de las cuales acaban muriendo por no dar más de sí el sustrato sobre el que las plantan. Como éste tenemos varios ejemplos más en nuestra ciudad (Puntal del Buho, Pantano, Els Cremats…) que nos recuerdan lo poco que parece importar el tema. (Nota del editor) 

Antiguo vertedero reconvertido en zona verde. Hace ahora tres años se puso en marcha un proyecto emblemático con un objetivo muy claro: convertir el antiguo vertedero de La Rápita, junto a la Ronda Oeste, en un parque periurbano que pudieran utilizar los ilicitanos como zona esparcimiento. Las obras acabaron, el tiempo ha pasado y la zona sigue cerrada.

M. POMARES
En enero de 2008 se puso en marcha un proyecto para regenerar el antiguo vertedero de La Rápita y crear un pulmón verde cerca del casco urbano que sirviera como zona de esparcimiento para los ilicitanos y, paralelamente, mejorara los accesos a Elche por la zona de Carrús. Las obras comenzaron y, unos meses después, lo que en su día había sido un basurero se reconvirtió en una zona de recreo de 152.000 metros cuadrados, con unos 4.000 árboles, entre los que destacaban variedades como las plataneras, los ficus, los brachichitos, los pinos, los olivos bordes, y algún ailanto, que, en su momento, fue trasplantado de otras zonas de la ciudad, junto a otras especies arbustivas. De hecho, es a este espacio al que en los últimos años se han trasladado los árboles que causaban algún tipo de molestia en la vía pública, fuera por sus dimensiones o por el tamaño de sus raíces. El parque, además, se dotó con mesas y sillas.
Sin embargo, desde que terminaron las obras, la puerta que da acceso a este espacio, que está vallado, siempre ha permanecido cerrada a cal y canto, y sólo se abrió de forma puntual en la primavera de 2010, coincidiendo con la Mona. Ahora el concejal de Vía Pública, Manuel Rodríguez, asegura que la intención del equipo de gobierno es retomar este proyecto y, aunque por ahora evita dar fechas, sí afirma que “nuestro compromiso es abrirlo para el próximo año”. En este sentido, precisa que, “en estos momentos, nuestra prioridad es la ciudad y podar los árboles que hay en el término municipal, porque algunos, como los del Paseo de las Eras de Santa Lucía, llevaban más de cuatro años sin podarse y eso estaba afectando a los ejemplares”. A partir de ahí, y si la situación económica lo permite, comenta que “queremos poner más mesas y sillas, incorporar algún servicio más, y completar el sistema de goteo para que, cuando se pueda abrir, reúna unas condiciones mínimas”.

 

 

Diario “Información”, 27-11-11
2 Comentaris
  1. Fran 10 anys fa
    Respon

    Cuál habrá sido la justificación del equipo de gobierno municipal por haber elegido esas especies para hacer la replantación? Me parece una chapuza total, esa actuación.

Deixa un comentari

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.

*

també et pot agradar